Patrón de conducta en la que se mantiene de manera constante o repetida una vigilancia, cercanía física o visual sobre una persona para intimidar, amenazar o perseguir a la víctima.